NUESTROS DEPORTES

NUESTRO DEPORTE NOS FORJA EL CARACTER, ES EL ESCAPE DE NUESTROS PROBLEMAS DIARIOS CUANDO UNO SE CUELGA EL PAJARO Y COJE LA ESCOPETA EL MUNDO SE PARA, TODO SE VUELVE QUIETUD SOLO EL MONTE Y SUS SONIDOS NOS ENVUELVEN Y NOS TRASLADAN A TIEMPOS PASADOS.

FIN DEL VERANO

FIN DEL VERANO
COMIENZA LA AVENTURA

viernes, 15 de enero de 2010

Cantos y Sonidos de las perdices: su utilización por los reclamos


Desde hace más de medio siglo, el canto de las aves se ha convertido en modelo para el estudio de la evolución de la comunicación animal (SEARCY, W. A. y NOWICKI, S.) Las aves utilizan sus sonidos para comunicarse entre ellas, los ornitólogos diferencian los sonidos cortos que denominan “llamadas” de los cantos que son más largos, complejos y armoniosos y resultan melodiosos para el oído humano, estando asociados a diferentes pautas de comportamiento, mientras que las llamadas o sonidos cortos tienen, entre otras,las funciones de comunicarse, alertar ante el peligro, llamar al resto del grupo para compartir los alimentos suculentos, mantenerse unidos, fijar límites territoriales. Los cantos y las llamadas se realizan a través de la siringe, que junto con el saPara describir los cantos y sonidos de la perdiz nos basamos fundamentalmente en la clasificación e interpretación que de ellos hacen los distintos autores reclamistas, en éste que nos ocupa, lo haremos según la clasificación y definición de un clásico del reclamo, Diego Pequeño, que determina dieciséis formas diferentes de comunicación entre cantos y sonidos. En su descripción y utilización entrecomillamos la denominación del canto o sonido. En las perdices, al igual que en la mayoría de las aves son los machos los vocalistas principales.

Si observamos minuciosamente el ciclo de vida de la perdiz, después su nacimiento hasta que alcanzan su madurez, el bando familiar permanece unido, sus cantos y sonidos en este periodo cumplen la función principal de la comunicación al objeto de mantenerse reunidos, alertar al resto de los peligros e indicar dónde se encuentran los alimentos. También, dado el carácter tan fuerte de territorialidad que poseen las perdices, con el canto delimitan su territorio.

El bando familiar permanece unido hasta enero, las perdices cantan principalmente de “cañón, por alto, de reclamo, o de jacara” como se conoce entre el argot al canto de mayor, para llamarse entre ellas con objeto de mantenerse unidas y delimitar el territorio, no obstante este canto es utilizado durante todo el año.

Para alertar del peligro, realizan la “llamada” que los reclamistas denominamos “de la carraca, aguilucho o aguileo” que indica la presencia de un ave rapaz.

Al verse sorprendidas por una alimaña o cualquier otra eventualidad a la que están expuestas, emiten el grito “del piolío o pijoo, pijoo, pijoo”, arrancando el vuelo de manera rápida y potente. Según estudios recientes (MARTÍNEZ DE CASTILLA, A. y PASTOR OLIVERAS, E.), el sonido o chillido de alarma está asociado con un grado de miedo mayor.

El comportamiento también varía en función del tipo de amenaza, ante el vuelo de una rapaz, “aguileáran” para avisar al resto del grupo y procuran cobijo entre las matas o se aplastan en el suelo para pasar desapercibidas por el efecto del mimetismo. Ante la aparición por sorpresa de un depredador, emitirán el “pijoo” al tiempo que arrancan con rápido vuelo.

En la búsqueda de comida se les oye el “guteo” al mismo tiempo que muestran deleite y tranquilidad; ante la presencia de un alimento suculento emiten el “titeo” o “cañamoneo”, nuestro diccionario define el “titear” como: “Dicho de una perdiz: Cantar llamando a los pollos”.

En la fase de separación del bando, durante la exploración de nuevos territorios, desarrollan nuevas pautas de comportamiento que las perdices manifiestan con “regaños” o “mandando callar” a cualquier perdiz que cante en sus inmediaciones, delimitando los confines de su terreno, si se encuentra muy cerca unos de otros se “enmoñan”, se le oye el “rifar” y el “rinreo”. Lo que más destaca de este periodo son las luchas continuas entre los machos para ocupar de manera permanente el territorio y proteger a su hembra de los posibles intrusos con la intención de conquistarla, el canto que utilizan es el “dar de pie, cuchichío o colete”, que se puede interpretar como una llamada al combate. Al mismo tiempo lo alternan con los “piñones o pitas” que son sonidos cortos, secos, muy rápidos
co aéreo forman el órgano vocal de las aves

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada